Bodega La Fuente, un modelo de franquicia rentable y cada vez más demandado

Bodega La Fuente es una franquicia de restauración que fue fundada en el año 2012 y cuyo producto estrella es la anchoa de Santoña, en Cantabria. Tras cuatro años en el mercado, la enseña ha logrado establecerse como un nuevo concepto revolucionario en su sector.

La franquicia Bodega La Fuente cuenta a día de hoy con cinco establecimientos operativos. Dos de ellos están situados en Madrid, en los barrios de Chamberí y Goya. El resto se encuentran en Cartagena, Nerja (Málaga) y Majadahonda (Madrid).

La franquicia Bodega La Fuente se posiciona ya como un modelo de negocio rentable y de éxito probado. Llama la atención de cada vez más emprendedores ya que se trata de una franquicia con una elevada rentabilidad y que requiere de una reducida inversión para ponerla en marcha.

Los establecimientos de la franquicia Bodega La Fuente cuentan con una imagen muy cuidada, ambientada en pequeños pueblos pesqueros que acercan a los clientes al mar. Para poner en marcha una franquicia de la marca de restauración es necesario un local que tenga entre 100 y 120 metros cuadrados, sin necesidad de que cuente con salida de humos ni servicio de mesa.

Juan Antonio Sánchez, director de expansión de la franquicia Bodega La Fuente, subraya: “Apoyamos en todo momento al franquiciado desde el análisis de mercado y búsqueda de local donde implantar la cadena, además de las facilidades que aporta una marca reconocida y posicionada en el mercado”. Además, es la empresa la productora de sus propias anchoas, por lo que permite disponer de una central de compras y suministro con un coste de mercadería bajo y con mermas de producto muy controlado.

Para finalizar, el director de expansión de la franquicia Bodega La Fuente señala: “Ofrecemos a nuestros franquiciados un know-how inicial y la concesión de una zona de exclusividad. Estamos llevando una expansión controlada a través de locales rentables que aporten a cada emprendedor el beneficio esperado previamente”.