Preguntas frecuentes del futuro franquiciado

Preguntas sobre la franquicia

¿Qué se preguntan de manera prácticamente común todas las personas que quieren comprar una franquicia? ¿Son ciertas todas las ventajas que se atribuyen a este tipo de asociación comercial? Las preguntas clásicas que puede hacerse un inversor o emprendedor a la hora de incorporarse a una franquicia son las siguientes:

1. ¿Es una fórmula segura de éxito?

Los expertos suelen coincidir en afirmar que las empresas franquiciadas tienen mayores posibilidades de éxito que otros negocios pequeños de propiedad independiente. El sistema de franquicia está diseñado para ofrecer, generalmente, una fórmula de éxito suficientemente probada con anterioridad, a la que se une asesoramiento y formación continua.

Los inevitables errores empresariales suelen eliminarse del sistema a través del rodaje del negocio. Así, el franquiciador suele estar en buenas condiciones para ayudar a superar los problemas que pueden surgir en el desarrollo de la actividad. Gracias sobre todo a la experiencia adquirida. Ésta unida a un trabajo duro y consciente son sin duda una buena fórmula ganadora.

Un negocio en franquicia es, ante todo, un negocio con éxito probado en el que el franquiciador aporta y facilita todos sus conocimientos y su saber hacer al franquiciado. Y le hace partícipe de experiencias comunes a la red, que están teniendo éxito. Asimismo, el franquiciado puede beneficiarse de las economías de escala de toda red constituida, lo que le aportará un importante ahorro de costes.

No obstante, todo esto no significa que el sistema de franquicias ofrezca una seguridad total. Hay personas que simplemente no son adecuadas para este tipo de negocio o franquiciadores que no ofrecen tan buenas oportunidades como parece. Todo negocio lleva asociado un riesgo, pero el sistema de franquicia minimiza ese riesgo por la propia esencia que le caracteriza. Y que no es otra que la de estar basado en un formato comercial de éxito probado.

2. ¿Es un sector maduro?

Actualmente, el sistema de franquicia es una de las fórmulas empresariales que mayor desarrollo está teniendo en los países industrializados. Por las innumerables posibilidades que representa. Tanto para el franquiciado como para el franquiciador.

Prueba de ello es que, en Estados Unidos, mientras que sólo el 40% de los comercios independientes sobreviven al segundo ejercicio de apertura y el 30% al tercer año, los comercios en franquicia que sobreviven los dos primeros ejercicios son casi el 95% y un año después el porcentaje es prácticamente el mismo. Además, la media de beneficios de un negocio franquiciado está muy encima de la media de ingresos de cualquier empleo por cuenta ajena. Por muy cualificado que sea ese trabajo.

En la actualidad, este sistema de negocio mueve más de 13.000 millones de euros en nuestro país y supone más del 10% de la actividad del comercio minorista. Cifra esta que aumenta en importancia si tenemos en cuenta que casi el 99,9% de las empresas españolas son de pequeña y mediana dimensión.

La franquicia está presente además en unos 60 sectores de actividad. En algunos de los cuales, como el de tintorería, mensajería, paquetería, moda o fast food, su presencia es abrumadora. Sólo hace falta pararse en cualquier centro comercial o en algunas de las calles más comerciales de España, para darse cuenta de la cada vez mayor presencia de este tipo de establecimientos.

Franquiciadores y franquiciados

Los franquiciadores se están convirtiendo así en uno de los elementos más dinámicos en lo que respecta a generación de empresas y creación de empleo en todo el mundo. Es cierto que ha habido y habrá silenciosas y sonadas caídas de enseñas que no han podido evolucionar de forma conveniente y han terminado desapareciendo. Pero basta con ver como, cada vez más, las empresas franquiciadoras están incorporando puestos de trabajo rápidamente a una amplia gama de industrias. Las compañías franquiciadas, por su parte, contribuyen fuertemente al desarrollo de expertos técnicos y de gestión. Estos son vitales para crear una plantilla experimentada.

Por otro lado, la relación beneficiosa mutua que existe entre el franquiciador y el franquiciado hace que este modelo de acuerdo comercial sea un elemento único en el mundo de los negocios. Algo que proporciona a los empresarios un medio asequible para iniciar y/o acelerar su expansión. Permitiéndoles así conseguir sus objetivos más rápidamente y con menos riesgo que utilizando otras modalidades de crecimiento.

3. ¿Qué pasos debo dar?

Integrarse en una franquicia es una decisión importante que hay tomar con amplio conocimiento sobre las consecuencias de la misma. Y teniendo en cuenta las ventajas y los inconvenientes que representa, a todos los niveles.

Con anterioridad a conocer estas circunstancias usted debe dar adecuadamente los pasos y guiarse hacia el objetivo de ser franquiciado. Un pequeño resumen de lo fundamental a tener en cuenta es el siguiente:

  • Recopilar información acerca de la franquicia.
  • Sectores que puedan encajar en sus características personales y particulares.
  • Franquiciadores existentes. Es fundamental identificar a las enseñas que buscan franquiciados. En lo que al mercado español respecta, esto suele anunciarse en prensa diaria, en la prensa económica, publicaciones y portales de Internet especializados. En nuestro mercado también se comercializan diversas guías de franquicias.
  • Sus modelos de negocio. Aunque la mayoría de propietarios de franquicias se muestran satisfechos con los éxitos obtenidos, hay quienes sufren perdidas financieras. Ésta es la razón por la que conviene extremar las cautelas con aquellos franquiciadores que “garantizan” beneficios o un cierto y temprano éxito.
  • Analizar si sus características particulares son adecuadas al sistema de franquicia.
  • Comprobar la información. Cuando se trata de enseñas más o menos desconocidas, investigar la veracidad de todas las afirmaciones que sobre sus ganancias hace un franquiciador resulta especialmente importante para el porvenir del futuro franquiciado.
  • Visitar otros establecimientos franquiciados y constatar la información.
  • Hablar directamente con los principales responsables de la central y verificar su estructura.
  • No dude en pedir referencias bancarias y comerciales.

Pero, al margen del tema puramente monetario, hay que reconocer que el éxito llega sólo a través del esfuerzo y la perseverancia. En realidad, el éxito o el fracaso dependen de su trabajo.

4. ¿Qué aspectos debo considerar?

Aunque comprar una franquicia lleva aparejado un conjunto de aspectos a tener en cuenta, hay dos que destacan por encima de los demás. Y que determinan el futuro éxito o fracaso de todo negocio. Lógicamente no son los únicos pero sí fundamentales.

El primero es una buena elección basada en:

  • El conocimiento y la adecuación del sector de actividad.
  • El concepto de negocio.
  • Las características particulares de la franquicia.
  • La solvencia y garantías del franquiciador.

El segundo es la dedicación y el esfuerzo personal que usted tendrá que estar dispuesto a aportar. Por bueno que sea el sistema de franquicia será muy difícil que este tenga éxito si usted no aporta un importante esfuerzo personal.

En este sentido y desarrollando lo anterior sería conveniente:

  • Disponer de una descripción completa del negocio.
  • Disponer del tiempo necesario para su dirección.
  • Saber de qué franquiciador se trata y cuál es su historial, además de conocer la experiencia empresarial de empleados y directores de esa compañía.
  • Averiguar qué resultados han obtenido otros franquiciados de esta misma enseña.
  • Manejar números. Saber a ciencia cierta cuál será la inversión total necesaria para entrar en la franquicia.
  • Cuánto habrá que desembolsar por el derecho a operar ininterrumpidamente en este negocio.
  • En el caso que algunos productos y/o servicios tengan que ser adquiridos directamente al franquiciador, saber cómo y quién los suministra.
  • Términos y condiciones bajo los cuales la relación de franquicia podrá darse por terminada o renovada; qué número de franquiciados ha abandonado la cadena durante los últimos años.
  • Efectuar una investigación para enterarse del momento financiero de la compañía.

Hay que investigar antes de invertir

Es también importante requerir los servicios de un asesor para que examine el contrato. Persona que no sólo deberá ser experta en franquicia, sino que también deberá conocer la legislación existente sobre el tema.

Al mismo tiempo, su asesor deberá examinar las condiciones del acuerdo de franquicia y su oferta antes de firmar cualquier contrato.

5. ¿Debo reunir algunas condiciones especiales?

En primer lugar debo considerar las ventajas y los inconvenientes que se derivan de mi decisión y si voy a ser capaz de asumir las consecuencias.

Principales ventajas de ser propietario de una franquicia

En la franquicia, el franquiciador prepara al franquiciado un completo plan de actuación para que pueda gestionar adecuadamente su establecimiento. Este plan propone etapas secuenciales para cada aspecto del negocio, prevé procedimientos para la mayoría de los problemas de gestión, a la vez que le proporciona un marco completo para las decisiones de gestión a las que los franquiciados deberán enfrentarse.

Principales inconvenientes de ser propietario de una franquicia

A cambio de la seguridad, formación y apoyo de marketing que le ofrece una enseña registrada, usted debe ser capaz y estar dispuesto a ceder algo de su independencia. Si usted es una persona a la que le gusta tomar la mayoría de las decisiones por su cuenta o trazar por sí misma el camino de su negocio, es probable que la franquicia no sea lo suyo. Como propietario de una franquicia, usted debe cumplir con los diversos controles y procedimientos establecidos por el franquiciador.

Como fondo no olvide que todos los negocios exitosos requieren una gran dedicación y un duro trabajo. Hay que estar dispuesto a comprometerse en este sentido.

Qué tipo de franquiciados tienen éxito

Franquiciados con éxito son los que precisamente convienen a cualquier sector. Bien sea a una enseña en particular, como al sistema de franquicias en general. Si usted quiere valorar sus posibilidades de éxito en el mundo de la franquicia, no está demás que se responda con sinceridad a algunos de estos interrogantes:

  • ¿Cumplo con las exigencias necesarias para entrar en este mundo, cuento con alguna experiencia sectorial, preparación profesional, capacidad de aprendizaje, temperamento y capacidad financiera?
  • ¿Qué tipo de trabajo me resulta más atractivo?
  • ¿Disfruto trabajando en el sector de la restauración, con elementos mecánicos, con gente, en el mundo inmobiliario, con libros y grabaciones, artículos deportivos, etc.?
  • ¿Estoy dispuesto a trabajar duro y a correr riesgos financieros?
  • ¿Poseo verdaderamente flexibilidad y capacidad para reciclarme?
  • ¿Cómo reacciono ante una política de controles?
  • ¿Soy un “lobo solitario”, que toma a mal la autoridad y las restricciones, o bien soy capaz de aceptar sin problemas el ser asesorado y dirigido?
  • Si prefiero actuar como inversor pasivo en la franquicia, ¿aceptará la enseña mi postura?
  • ¿Qué pienso personalmente de la imagen, productos y/o servicios de la compañía?

Responder sinceramente a estas preguntas ayudará a determinar su grado de éxito potencial como franquiciado.

Pautas de orientación para el franquiciado

En primer lugar sería oportuno decir que no existe un patrón estándar sobre el perfil más adecuado para poder entrar en la franquicia. Esto es debido fundamentalmente a la existencia de franquicias operando en diversos sectores de actividad, cada una solicitando unos requisitos diferentes.

Fundamentalmente por este motivo no se puede especificar, de manera global, las condiciones idóneas para poder ser franquiciado. Lo que si se puede es establecer unas pautas generales para orientar a los futuros franquiciados en este sentido:

  • No todas las personas se adaptan plenamente al sistema de franquicia o reúnen los requisitos exigidos por el franquiciador.
  • Si es usted una persona muy independiente es posible que tenga dificultades en seguir las pautas marcadas por el franquiciador.
  • Normalmente todas las franquicias exigen unos determinados perfiles y requisitos a sus franquiciados a los que usted deberá adaptarse.
  • Asimismo, es importante que usted cuente con el apoyo de su familia y sea una persona dinámica y muy trabajadora.
  • Lógicamente usted deberá disponer de la solvencia económica necesaria para poder hacer frente a las inversiones requeridas por el franquiciador.

6. ¿Qué debo esperar del franquiciador?

En la franquicia es necesaria la colaboración de las dos partes para que el sistema funcione a la perfección. El franquiciador le aportará todos los conocimientos necesarios para que usted pueda iniciar su negocio de forma similar al resto de los miembros de la red, a través de los manuales operativos y de los cursos de formación. Además, le cederá el uso de su nombre y le prestará un apoyo y un soporte permanente a lo largo de la duración del contrato.

Usted, como franquiciado, deberá aportar la inversión necesaria para desarrollar el negocio. Se hará cargo de los gastos de explotación del mismo, incluyendo los de personal, y será el responsable absoluto de la gestión del mismo. Es importantísimo que el franquiciador cumpla con lo establecido en el contrato de franquicia y proporcione los servicios para que el establecimiento obtenga los resultados adecuados.

Una investigación previa para comprobar que la estructura de la central de franquicias es suficiente para cumplir lo pactado es básica antes de formalizar la relación. En cualquier caso, las exigencias y las prestaciones de unos franquiciadores y otros varía en función del tipo de negocio y del tamaño de la red.

7. ¿Puedo estar seguro de que la información que me dan es fiable?

La verdad es que, de momento, no hay forma de estar completamente seguro. Pero, con una buena asesoría, el fraude y la decepción son menos probables. Porque como poco el franquiciador ha debido entregar una variada información que el futuro franquiciado puede utilizar para evaluar la oferta con más elementos de juicio.

En este ámbito, el historial y reputación de la empresa y sus directivos cobran un gran valor. La Asociación Internacional de la Franquicia recomienda que el futuro franquiciado, con la ayuda de su consultor, evalúe cuidadosamente la información y el material obtenido. El franquiciado debe también estar absolutamente seguro de haber contactado con un buen número de personas que ya han comprado franquicias de la enseña que se está considerando. Con las que podrá cotejar cualquier información que no le parezca lo suficientemente clara. Esta información tiene un enorme valor a la hora de evaluar el “grado de satisfacción” de éstos con la enseña en cuestión.

No todas las franquicias suponen tan buenas oportunidades como parece. Usted deberá saber diferenciar unas de otras. La única forma de estar más seguro es consiguiendo una amplia información del franquiciador y constatarla con visitas a aquellos centros que estén funcionando. No se fíe nunca de las palabras y exija que estas consten siempre en la documentación.

Nuestro consejo es que se apoye en profesionales de la consultoría que le puedan ayudar a elegir adecuadamente el sistema de franquicia que mejor encaje en sus características personales aportándole una amplia y fiable información del franquiciador.

8. ¿Cómo elegir un asesor?

Una empresa de consultoría tiene la misión de aportar a sus clientes conocimientos especializados sobre el sector de los que carece la mayoría del público y hacerlo con el mayor rigor posible. Para conseguirlo es necesario un conocimiento pluridisciplinar y contrastada experiencia.

Una consultora ha de ser capaz de guiar su decisión a la hora de seleccionar una opción óptima de franquicia que se adecue a su perfil, prestar un asesoramiento adecuado en cuanto al contrato de franquicia, elaboración de planes provisionales de gestión, aportación de opciones de financiación, etc. En cualquier caso, ante la incuestionable importancia que adquiere este tipo de decisiones, será preciso recibir una respuesta contundente a una serie de interrogantes que le ayudarán a decantarse por un determinado equipo de profesionales.

Es fundamental informarse respecto a la estructura real y posibilidades de servicio de la empresa consultora. Si disponen de metodología demostrable de trabajo, de cuántas personas están dedicadas a funciones directas de consultoría y de los trabajos en los que hubiesen intervenido. Solicite una relación de clientes, con una especificación de los servicios prestados en cada caso e intente entrevistarse con algunos de ellos.

Será igualmente importante conocer desde cuándo opera la empresa, cuál es su volumen de facturación y cómo ha evolucionado en los últimos ejercicios en cuanto a número de clientes y estructura de personal. No tema en realizar todas estas preguntas. Aquellas consultoras con amplia experiencia le facilitarán con transparencia toda esta información sin necesidad de que usted tenga que demandarla. Por último, debe interesarse por el perfil profesional y nivel de cualificación de los miembros del equipo de consultoría. Francamente, de ello dependerá su éxito.

En definitiva, asegúrese de que conocen el mercado de la franquicia y tienen amplia experiencia en el mismo. Si trabajan con franquiciadores tendrán que exponérselo abiertamente.

9. ¿Qué sectores son los más adecuados?

Según nuestra economía está más orientada a los servicios, se incrementa el número de personas que entran a trabajar en las empresas. Y envejece un porcentaje cada vez mayor de la población. Éstas son las áreas de crecimiento del mundo de las franquicias que responden a estos cambios. Estas son también las áreas franquiciadas que se espera continuarán creciendo rápidamente durante los próximos años. Las relacionadas con servicios como reparaciones en el hogar y remodelado, limpieza de moquetas, muebles y otros servicios de mantenimiento y limpieza.

Pero además, los servicios de apoyo a la empresa, incluyendo contabilidad, gestión de correo, servicios de publicidad, embalaje y envíos y servicios de personal. A esto habría que agregar, reparación y servicios del automóvil. Y otras áreas como:

  • Centros de control de peso
  • Salones de belleza
  • Servicios de ayuda temporal
  • Imprenta y copisterías
  • Centros médicos
  • Ordenadores
  • Ropa

Además de estos ejemplos, restauración, ocio, moda y servicios en general son los sectores que tienen una mayor relevancia. No obstante, en franquicia cualquier sector es el más adecuado. Siempre que encaje con las expectativas de cada nuevo franquiciado. Sectores en auge no son adecuados para determinadas personas. Y conceptos en fase inicial resultan excelentes oportunidades de negocio.

Si bien es cierto que resulta importante considerar el crecimiento sectorial antes de invertir en franquicia. No es menos importante analizar el historial de una compañía de franquicia. Se suele olvidar que un rápido crecimiento no siempre significa el éxito. Puede que una red de franquicias que crece demasiado rápido carezca de un adecuado servicio de apoyo para atender a todas sus unidades.

Resumiendo, en la franquicia las tendencias a largo plazo indican un crecimiento constante y sólido. Algunos caerán por el camino, algo normal en cualquier actividad, pero otros podrían convertirse en la franquicia exitosa del mañana.

10. ¿Qué inversión necesito?

Los requisitos de inversión difieren tremendamente. Todo depende de la enseña y del tipo de negocio. Aunque las guías proporcionen la información inicial hay que revisarla siempre convenientemente con cada franquiciado en particular.

En una franquicia, la inversión depende de muchos factores como el concepto de negocio, el sector de actividad, el franquiciador, etc. Por norma general podemos situar la inversión media entre los 60.000 y 90.000 €uros. No obstante, existen franquicias en niveles tanto muy superiores como muy inferiores de inversión, dependiendo principalmente de la ocupación en metros cuadrados, que sea necesaria, y de la inversión en activos fijos.

No es imprescindible que usted disponga del 100% de la cantidad exigida. Si dispone de unos recursos propios de entre el 40% y el 50% de la inversión total a realizar, existen diferentes tipos de financiación específica. Adaptada a las necesidades de cada futuro franquiciado, por parte de determinadas entidades bancarias.