Ventajas e inconvenientes de la franquicia

ventajas e inconvenientes franquicia

Un negocio puede ser excelente, muy rentable, perfectamente posicionado en el mercado en el que opera, con un púbico objetivo claramente segmentado. Y, sin embargo, no ser un negocio que se adapte a nuestro ideal de vida. Todos pensamos que el restaurante en el que comemos diariamente debe ser un gran negocio. Pero compadecemos al dueño que madruga unas cuantas horas más que nosotros para hacer la compra diaria. Es sólo un ejemplo, pero sirva para tener en cuenta que la franquicia que escojamos será un trabajo duro, en todos los casos. Y que ocupará un número importante de nuestras horas durante varios años.

Lo que si está claro es que si está pensando en establecer un negocio no deje pasar las múltiples oportunidades que le brinda el sector de la franquicia. Cientos de miles de personas en todo el mundo ya lo han hecho.

10 ventajas de integrarse en una franquicia

Sin duda, son muchas las ventajas que integrarse en una cadena de franquicias independientemente del ámbito de negocio en el que se opere y del mercado en el que actúe. Aquí enumeramos las 10 ventajas más importantes a la hora de integrarse en una franquicia:

  1. El negocio está probado en el mercado y cuenta con experiencia en el mercado.
  2. Adquisición del saber hacer o clave del éxito en el mismo.
  3. Imagen de marca y reconocimiento a nivel nacional / internacional.
  4. Condiciones de compra más favorables.
  5. Asistencia técnica y seguimiento del funcionamiento del negocio.
  6. Formación inicial y permanente para poder operar dentro de la actividad.
  7. Publicidad de la enseña, en ocasiones en grandes medios.
  8. Facilidades de financiación a través de acuerdos con entidades de crédito.
  9. Ayudas en la localización del emplazamiento de nuestro local.
  10. Investigación y desarrollo de nuevos productos/servicios.

Principales inconvenientes

También hay que tener en cuenta una serie de inconvenientes. Si bien la mayoría no son tanto aspectos negativos sino condiciones inherentes y necesarias para el buen funcionamiento de la cadena:

  1. Soportar unos costes adicionales que no encontraríamos en caso de apertura de un comercio independiente (derecho de entrada y royalties de funcionamiento y publicidad). Sin embargo, deben contemplarse como una inversión dirigida a la reducción de riesgos.
  2. El franquiciado tendrá un margen reducido de creatividad. Ya que todos los aspectos relativos a la explotación del negocio están predefinidos desde la central de franquicias. Y estipulados en los manuales operativos y de imagen gráfica.
  3. Superar las previsiones iniciales de rentabilidad establecidas por el franquiciador puede llevar al franquiciado a cuestionarse la necesidad de pagar los royalties. Y termine por no aceptar de buen grado las visitas del personal de control del franquiciador.
  4. El bajo rendimiento y capacidad de otros puntos de venta de la red pueden afectar gravemente la imagen y reputación de nuestro negocio, sin que podamos tomar demasiadas iniciativas para remediarlo.
  5. Pueden establecerse algunas limitaciones para la venta o traspaso del negocio.
  6. Por último, el franquiciador puede tener derechos de compra y de rescisión del contrato según las condiciones definidas en el mismo.