La informática, esencial en las franquicias

informática en las franquiciasEn los tiempos que corren, es difícil poner en marcha un negocio dejando de lado las nuevas tecnologías. La informática es un componente esencial en el día a día de las franquicias. Más incluso para la buena marcha de un negocio que funciona en base a la relación entre franquiciador y franquiciado.

La informática y las nuevas tecnologías son fundamentales en franquicia. A través de ellas, el franquiciador puede controlar a sus franquiciados y mantenerlos puntualmente informados. Así, reciben todos los datos e información indispensables para la buena marcha del negocio. Y al tiempo, los franquiciados pueden tener controlados aspectos del como ventas, stocks, demandas, etc.

Prioridad informática en las franquicias

A la hora de solicitar servicios de informática, las franquicias tienen dos prioridades. Una de ellas es el desarrollo de una página web. No estar en la red, no ser encontrado fácilmente o no disponer de una web, perjudica seriamente la imagen corporativa.

La otra prioridad es dotarse del sistema de informática apropiado. Así se puede realizar un seguimiento adecuado y centralizado de cada local, sea franquiciado, propio o asociado. Disponer del sistema correcto permite una gestión optimizada de la red de establecimientos. Además, garantiza una mayor competitividad y dota de más capacidad de negociación a la central de franquicias.

Invertir en informática

Estamos en un sector en el que, salvo excepciones, las franquiciadoras nacen con poco capital. Esto implica que el negocio crece a la par que el número de tiendas. En este marco, la inversión necesaria en nuevas tecnologías (ordenadores, software e Internet) absorbe un elevado porcentaje del capital inicial. Las franquicias son conscientes de que es un elemento primordial para su funcionamiento. Más con la generalización del comercio electrónico entre empresas para comprar, distribuir y vender productos y servicios.

En los inicios de una franquicia, aunque sea importante la parte informática, no se puede realizar un enorme despliegue de medios. Por lo general, los locales comienzan su actividad con apenas un ordenador o dos, mientras que la central franquiciadora cuenta con una red más amplia. Para ello, la inversión no tiene por qué ser elevada, ya que cada vez hay más servicios de almacenamiento y gestión a precios muy económicos.

Pero la informática se actualiza a una velocidad de vértigo. Lo que hoy es tecnología punta puede que mañana esté desfasada. Una de las principales características del sector es la obsolescencia. O lo que es lo mismo: la rapidez con la que un producto deja de ser una novedad, debido a la salida al mercado de otro que lo mejora y sustituye. Esto se traduce en nuevas necesidades económico-financieras para gran parte de las franquicias.

Sectores y evolución de las comunicaciones

Entre los sectores en los que las franquicias requieren de una mayor demanda de sistemas de punto de venta, destacar dos:

  1. El Horeca (hostelería, restaurantes y cafeterías)
  2. El Retail (venta al detalle)

Mientras, en las franquicias del sector servicios son necesarios sistemas algo más potentes que un Terminal Punto de Venta (TPV). Por ello, las soluciones estándar tienen un coste algo más elevado y no suelen cumplir todas sus necesidades.

Además, aún hay numerosos sectores que apenas disponen de soluciones estándar totalmente adecuadas a un modelo de franquicias suficientemente económicas. Así, en muchos casos, los clientes se ven obligados a realizar proyectos casi a medida. Son, por ejemplo, el sector inmobiliario, veterinario o clínico.

Por otro lado, uno de los cambios en la demanda tecnológica se debe al abaratamiento de las comunicaciones con el Internet de alta velocidad (ADSL y fibra óptica). Esta mejora ha permitido el desarrollo de soluciones online. Una de ellas, el uso de TPVs con conexiones online para consulta de stock en almacenes centrales en tiempo real. Otras, el pago con tarjeta en pasarelas online o el desarrollo de intranets con soluciones para clientes, franquicias, proveedores y personal.

En definitiva, el empleo de las nuevas herramientas de hardware y software es cada vez más necesario en el mercado de gestión. Y las franquicias van accediendo a las nuevas tecnologías, a pesar de que la inversión que destinan a ellas es baja respecto al resto de países europeos.